Como componente adicional de las llamadas medidas puente en el aeropuerto de Múnich-Riem, a principios de junio de 1971 se completó la ampliación de la sala de salidas en el extranjero (sala de espera A).

La extensión a nivel del suelo para el tráfico de salida internacional cubría un área de 1575 metros cuadrados. Se dispuso de 6 puertas, que habilitan el llamado "sistema de gestión de facturación en la puerta". Este sistema permite que los pasajeros sin equipaje, que ya estén en posesión de un billete, ya no vayan a uno de los mostradores de la sala de facturación, sino que se puedan facturar en la puerta en cuestión para ahorrar tiempo.

El costo de la ampliación, incluido el mobiliario interior, ascendió a aprox. 1,2 millones de DM El tiempo de construcción fue de ocho meses.

es_ESSpanish